Wednesday, November 28, 2007

SONATINE



"Hago cine para poder ir al mar"

Continuando con la retrospectiva a Takeshi Kitano nos toco revisar Sonatine, una cinta de Yakuzas violenta y poetica, minimalista y descarnada que resume la esencia del cine admirable del buen Beat.

Para un amante del cine de triadas hongkones como este servidor, resulta interesante apreciar filmes que exploran el mundo de los yakuzas con tanta simpleza y lejos del glamour del cine hongkones (quizas con mas guiños al cine gangsteril americano), Kitano construye un universo criminal tan minimo, limitado, con personajes lejos de los estereotipos del genero, aqui tenemos un jefe contemplativo casi mudo que puede ver un acuchillamiento en su oficina sin pronunciar una palabra, jovenes debutantes en shorts y en sandalias y un Kitano inexpresivo y duro como lo ha caracterizado en toda su cinematografia.

Sonatine, narra la historia de un jefe menor de una banda de Tokyo que es enviado a Okinawa a ayudar a una banda amiga que esta siendo amenazada por una banda rival, para ello deberá reclutar a un grupo de yakuzas para esta misión, sin embargo, al llegar a Okinawa deben tener un receso en una playa local, donde se olvidaran de su actividad criminal y se dedicaran a ser seres humanos mas comunes, comprenderan la amistad, se volveran infantiles recreando juegos de la niñez e incluso el personaje que construye Kitano se enamorará.

La aparente paz interior y calma en sus agitadas vidas será destruida por una traición y trampa generada por sus jefes que anhelan el dominio que tiene el personaje de Kitano, por lo que se iniciará un viaje violento a una venganza y a un final inesperado, perturbador y comprensible.



Sonatine es un viaje del infierno al purgatorio con regreso a los avernos, Kitano como el mismisimo Dante Aligheri nos traslada a los circulos mas oscuros del mundo Yakuza, la crueldad y la violencia de su personaje contrasta con su periplo en un universo distinto (no por gusto, todo se localiza cerca al mar donde creo que Takeshi calma sus demonios) donde ese criminal hostil y cruel se humaniza se hace niño y amante pero sin perder esa violencia (que se resume en la escena del juego con los fuegos artificiales en donde como un niño hace trampa disparando con su arma), Kitano sabe conjugar la violencia y el humor de una manera fantastica y en esta cinta, muestra su capacidad de hacer planos excepcionales, en especial, en su manera de graficar la acción, siempre sugestiva y genialmente recreada.

Como siempre intentando ser objetivo, Sonatine no es perfecta, quizas para los que aman el cine lento y pausado de Kitano pueda ser una obra de arte, pero desde mi optica mas pegada a filmes de ritmo menos cansinos me cuesta mucho asimilar (por no decir mantener los ojoa siempre abiertos) el cine de Takeshi, pero el esfuerzo de hacerlo es recompensado, con el entendimiento de una cinematografía irregular pero original, diferente y excepcional, que como siempre he dicho, esta construida por uno de los arquitectos de sensaciones filmicas mas importantes del planeta.

Kitano, angel o demonio, cielo o infierno, niño inspirador o adulto cruel, bien y el mal, una dualidad llevada al cine con desgarradora belleza para transportarnos a mundos violentos y melancolicos, llenos de ternura y crueldad como nos regala el "Beat" en esta Sonatine, una de sus mejores peliculas en lo que va de la retrospectiva junto a "Violent Cop".

Chowfanmometro: 08/10

1 comment:

  1. Esta la tengo pendiente, aunque la verdad es que con lo ultimo que vi de Kitano en el festival de Sitges aun tengo el gesto fruncido. Al menos Takeshi´s no me pareció de derribo, aunque si mejorable.

    ReplyDelete